miércoles, 15 de septiembre de 2010

El Asedio


He finalizado de leer "El Asedio" de Arturo Perez-Reverte. Me ha parecido una buena novela, con una mezcla de histórica y negra a la vez. Quizás me he familiarizado mucho con ella porque tiene un lenguaje técnico de los barcos antiguos que domino gracias a mi estancia en el Juan Sebastián de Elcano. Cuando habla de cangrejas, foques, botabaras, bauprés, cazar juanete, jarcias, etc. es necesario tener un conocimiento básico de los barcos de vela para entender bien qué es lo que nos quiere transmitir el escritor. También me ha ayudado que la novela esté situada en Cádiz y su bahía, lugar en el que resido y por tanto conozco bastante bien. Sus baluartes, la cabezuela, el fuerte de Santa Catalina y Puntales, los pinares de Chiclana, etc. De hecho, aunque es la ciudad más antigua de occidente y tiene pasado Fenicio, Romano, Árabe, etc.. siempre que voy por el barrio del Pópulo veo la época de Napoleón y del Rey Fernando VII e Isabel II. Hay muchas placas de mármol en sus casas diciendo que aquí nació tal persona o aquí falleció tal brigadier tras las heridas del combate de Trafalgar.En Cádiz se respira historia cuando paseas por sus calles estrechas.
Pero vayamos al grano. Quizás he de decir que esperaba algo más del final. A veces la acción se para demasiado en un paréntesis que parece interminable. Me gustan las cosas más fluidas, pero este es el sello personal de Arturo y reconozco que esos paréntesis que hace enriquezen muchísimo la historia.
Os la recomiendo porque cuenta una parte muy importante de nuestra historia. La España arrasada por Napoleón que lucha hasta el final por su independencia. La táctica de guerrillas que comenzó por primera vez en España y que tanto daño les hizo a los franceses, de hecho el emperador Napoleón le llamaba "la gangrena española" porque aquí se desangraba el ejército francés. La sociedad del XIX, el caos administrativo, la falta de fondos para pagar sueldos o pensiones a viudas, huérfanos y mutilados de guerra que tras luchar por su patria malvivían pidiendo por las calles. La emancipación de las colonias de América, el declive del comercio con América, la falsa alianza con los ingleses para echar a Napoleón...

Se lee fácilmente, pero no es novela para dejar tirada en la mesilla dos semanas. Hay que tenerla en mente para continuar cada día.