domingo, 6 de marzo de 2011

Un globo volando


Lo he visto por casualidad. Un reflejo en una ventana me ha hecho elevar la vista y allí estaba, flotando libremente. Seguramente se le haya escapado de la mano a un niño y, cargado de helio, el globo con forma de pájaro de colores ha salido volando.

Y, no sé porqué, me ha venido a la mente que mucha gente es como ese globo. Durante mucho tiempo atados a una mano, muchos creen volar libres. Ser seres independientes y felices, sin darse cuenta de que son arrastrados de un lugar a otro, y que el vuelo jamás va a ir más allá del corto y frágil hilo que te une con esa mano.

Pero hay gente que rompe el hilo y despega su vuelo, y desde entonces, son un globo con vida propia incapaz de desinflarse, que asciende sin parar. Gente que vuela libre por muchos lugares, por muchas experiencias. Como si antes un lastre hubiese pegado sus pies al suelo, como si una venda les hubiese tapado los ojos, como si una mano invisible les agarrase para impedirles avanzar. Y, una vez roto ese hilo imaginario, todo cambia a su alrededor.
Así, como ese globo que vuela libre por el cielo, también hay gente que vuela sin ataduras. Pero, al contrario que el falso pájaro, su vuelo no es mecido por un destino incierto en forma de viento.
Porque esta gente es dueña de sus pasos, firmes o no, correctos o equivocados, pero son pasos suyos, y además construyen su camino hasta Dios sabe dónde, sin hilos ocultos que los manejen como marionetas al antojo de su dueño.

5 comentarios:

Paradela70 dijo...

Bueno,bueno,bueno.Me encanta el artículo, pienso que deberías escrbir más de estas histórias que, a más de uno, le harán mover el cerébro.Bravo.

Oscar Paradela dijo...

Se puede decir más alto pero no más claro, si señor, buen artículo.

Miguel Angel dijo...

En realidad quería valorar a la gente que un día decide romper sus ataduras y tienen el valor de llenar una maleta e ir a ganarse la vida a cualquier lugar, por muy lejano que sea, pensando siempre en prosperar.
Un saludo.

AMALIA dijo...

Hay que ser muy valiente para salir libremente volando. Me parece que siempre existe alguna atadura que te lo impide. Por eso se quedan tantos proyectos y sueños en el camino...

LalyC dijo...

Me encanta el articulo, esta precioso, alentador, real y ESPERANZADOR... Me siento identificada 100%