viernes, 24 de abril de 2009

Historias del autobús en Málaga


Estaban los dos sentados tranquilamente. El uno junto a la otra. Ella más niña que él. Se miraban. Con las tiernas miradas de los que descubren por primera vez el amor. Dos señoras sentadas frente a ellos le sonreían. Como señalando la hermosura del amor quinceañero en primavera. Ella le pasó la pierna a él sobre las suyas. Él comenzó a acariciarsela tras levantarle el pantalón. Ella le besó y el respondió sonoramente. Nadie dijo nada. Y, entonces, llegó ella. Renqueante desde la puerta delantera. Pasó junto a muchos sin decir nada pero, al llegar junto a los enamorados, se detuvo y la miró con desaprobación. Se hizo el silencio. Y, entonces, ella dijo un simple:-Shosho, te podías haber quita'o los pelos de las patas.

1 comentario:

Paradela70 dijo...

ja,ja,ja, que bueno. Yo , que soy muy mal pensado creí que la cosa iba a terminar en otra cosa...., pero bueno, está bien terminada la historia y con el clasico humor andaluz, oleeee.