sábado, 15 de noviembre de 2008

La Hiperrealidad


La semana pasada me dejaron un libro de un Filósofo y ensayista Francés que se llama Jean Baudrillard. Puede que su nombre no os suene, pero os sonará mejor si os digo que en base a sus libros los hermanos Wachowski escribieron la película MATRIX.

El libro se titula: "La guerra del Golfo no ha tenido lugar".
Es muy interesante y ameno de leer. Os lo recomiendo a todos.
La clave estremecedora de este libro es que, según él, vivimos en la era del simulacro, que explicado de manera simple, es que los medios de comunicación (radio, TV, prensa, internet...) son los que construyen el mundo en el que vivimos, y que eso no es la realidad, sino, lo que él denominaba "la hiperrealidad".

El silencio,según él, "está expulsado de la televisión" y todos los medios en general "huyen del silencio". El sonido y la furia de la revolución mediática bombardea a las audiencias contínuamente con noticias, y disuelve lo inconveniente o lo cotidiano.

Por eso afirmaba, en relación a la primera batalla de Irak que George Bush padre sostuvo en 1991 contra Saddam Hussein y los suyos, que la guerra, esa guerra, no había tenido lugar. Las pantallas transmitían fulgores verdosos de misiles, se oían sonidos de bombas sin cesar pero no aparecía ninguna víctima. La guerra había sido un espectáculo apabullante, que coincidió con la irrupción de la CNN en todo el mundo, como vehículo transmisor de las batallas que convocaban tanto o más que un Mundial de Fútbol. Pero los espectadores no veían nada. Nada más que destellos y sonidos sin destino. La CNN había descompuesto la guerra conocida, en la que los cuerpos sangran y se desagran, se mutilan, gritan y caen, en un show de imágenes como si fuera una película.

Pronto se descubrió que metían imágenes de archivo de bombas, cazas, buques de guerra, etc. en el medio de los reportajes de las noticias para darles "más vidilla". Por tanto, tú, que llegas del trabajo y pones la televisión, te quedas sorprendido al ver el montaje pensando: Cuantas bombas, cuántos aviones, vaya guerra...
Pero no te das cuenta de que es imposible corroborar esas imágenes y comprobar que se te está diciendo la verdad, ya que mañana ya habrá un nuevo reportaje con otra noticia que dejará la del día anterior caducada. Una oleada de noticias que crea un mundo no real, dominado por los medios de comunicación, mientras tú, simple receptor de la Hiperrealidad desempeñas un papel pasivo.

Baudrillard concebía a los Estados Unidos como al reino mayúsculo de los simulacros, y consideraba que su capital simbólica es Disneylandia.
Desarrolló un concepto llamado "espacio no-euclideano", que él mismo define como aquel en el que todas las trayectorias se desvían por una "curvatura maléfica". En ese contexto había considerado que el espacio real de la guerra del Golfo se había disuelto "por una curvatura maléfica", en una suerte de no espacio o hiperrealidad.
Para él la globalización convirtió a la vida en un videogame.

La película MATRIX es más exagerada, los humanos están encerrados en encubadoras para producir energía, pero se parece en que algo manipula la realidad para producir una hiperrealidad en la que todos están contentos, excepto Neo, que piensa que algo falla. Quizás más de uno de nosotros sea como él.

2 comentarios:

OscarParadela dijo...

Interesante choni, habrá que echarle un vistazo!

Anónimo dijo...

Amalia: Me parece muy interesante tu comentario. Habrá que leer el libro.