jueves, 29 de julio de 2010

El Virus


Mira que se habla de los virus que pueden atacar a las redes de las empresas sumiéndolas en la edad del hierro.
Y para evitarlos te dan claves, contraclaves y recontraclaves, tarjetas con bandas magnéticas que tienen chips personales para conectarte en tu puesto de trabajo.
Y es que nadie se ha dado cuenta que el peor virus del trabajo es el rumor malintencionado y venenoso.
Es el deporte preferido de muchísimos currantes. Del más moderno al más antiguo, cada día millones de personas se dedican a extenderlos de oreja a oreja.
¿Dónde nace? En los pasillos, en la máquina de café, en la hora del bocata, en la cantina...
¿Quién lo crea? currantes con imaginación diabólica.

Todos los días nace un rumor, y en tiempos de crisis son peores. Algunos, sin duda, pueden ser verdaderos: cambio de jefe, destinos difíciles, recorte de sueldos, desparece el aguinaldo...
Otros son de carácter social e inofensivo, o sea los chismes: Pepe se casa, María está embarazada, Juan estuvo en una carroza del Día del Orgullo Gay, Carmen se pilló una borrachera y se lió con Rafa en la feria.
Pero hay otros rumores que no tienen base real y que pueden ser muy nocivos. Son los que atacan a otros compañeros: Rober es mala persona, Miguel es un pelota asqueroso, Doroti se ha enrollado con el jefe, Oscar ha robado dinero, Mary se escaqueó ayer.

Pero ni Rober es mala persona, ni Miguel es un pelota, ni Doroti se ha enrollado con nadie, ni Oscar ha robado dinero, y si Mary no apareció ayer era porque su niño estaba enfermo, y encima trajo justificante.

Yo opino que los rumores son las proyecciones de la sombra humana. Todos encerramos en alguna parte del alma una pasta maléfica. Odiamos a otro compañero porque no nos gusta su cara, tenemos manía a un vecino por algo que ni siquiera nosotros sabemos conscientemente, ponemos mala cara a un colega porque sospechamos que habla mal de nosotros.
Puede ser por un malentendido o por haber malinterpretado un gesto. Pero es motivo de angustia para todos y como si de una marea negra se tratara, se va extendiendo más y más.
En mi opinión, a la gente que difunde rumores nocivos hay que aislarla, reprenderla o incluso darles el pasaporte de salida. Son manzanas de la discordia.

Y el mejor consejo que le podría dar a alguien que empieza a trabajar es: "No critiques a nadie ni te sumes a la cadena de críticas. Si tienes que decir algo, dilo en la cara y a solas".


P.D: Si te das por aludido, aún estás a tiempo de cambiar.

4 comentarios:

Paradela70 dijo...

Totalmente de acuerdo, pero tu sabes que la carne es debil, jajajaja. Si se cumpliera esto y desaparecieran los "virus ", no habría gilipoyas , y, tiene que haberlos, jajajaja.Es la ley, jajaja. País.

OscarParadela dijo...

Chony, pues para ser sincero, ayer contando la caja del curro se me pasó por la cabeza guardarme un billete de 50 €uros ;)

Miguel Angel dijo...

jor jor, es que esta vez no me apetecía poner nombres de desconocidos.

AMALIA dijo...

Esas mentes crueles hunden la vida de una persona con sus calumnias,mentiras y dimes y diretes.Yo creo que,de momento,no hay medicina para ese virus tan maligno. No conocen la belleza de la palabra "Verdad".¿Sabes que te digo?...¡¡Que les dén........!! Así, como suena.