martes, 23 de marzo de 2010

El mundo interior


A veces uno necesita aislarse. Antes caminaba escuchando y observando. Ahora camino viendo y oyendo. Que me diréis que es lo mismo, pero no lo es. Y no lo es porque antes caminaba con la cabeza alta, observando y escuchando lo que acontecía a mi alrededor: los miedos del niño que habla con su madre; los males comentados por la señora en el autobús; las conversaciones contenidas sobre política o fútbol –que lo mismo son- en el bar de la calle; … Pero ahora, me pongo los cascos, agacho la cabeza y, como los caballos, no oígo más que mi propio sonido y no veo más que mi camino. Perdiendo la riqueza que se esconde en cada rincón de mi paseo, o asiento del tren. Pero eso no es lo raro. Lo raro es que casi toda la gente de más o menos mi edad y más jóvenes van igual que yo, con su música, en su mundo interior. Y es que reconociéndolo, la música da color a las calles grises, a la primavera, a la gente cansada de un largo invierno, y la compañía que da la radio hace que cada vez más gente se apunte a ir por la calle aislada.

Me encantaría dejar la música para otros momentos y volver a escuchar a la ciudad palpitar a mi alrededor, observar la calle y la gente. Las pequeñas historias diarias que, como la mía, se entrecruzan cada día en un semáforo o una parada de autobús, ya que como si fuéramos zombies, nos estamos convirtiendo simplemente en gente que pasea a través de un mundo interior.

Animales que sueñan

Hay veces en que me pregunto en qué cosas soñará un perro o un gato o lo que sea, desde luego este perro sueña profundamente, igual en que persigue a un gato... es increible, somos más parecidos de lo que parece.

domingo, 14 de marzo de 2010

Miradas


Al mirar a los ojos de "Alma" no puedo dejar de pensar en miradas. En las miradas que se cruzan a lo largo del día con las nuestras. Algunas son tristes, otras alegres, hay pensativas, sinceras, limpias y sucias. Envidiosas o rastreras.
Ojos y miradas que dicen ser espejo de un alma del que carecen los animales, por eso nosotros somos humanos, diría alguno, y ellos sólo animales.
Pero la mirada de "Alma" es limpia, un remanso de paz frente al odio y la sin razón que muestran muchos ojos humanos. Espejos de almas manchadas por los pecados del siglo XXI: la avaricia, el individualismo, la competitividad, la envidia…
¡Quién fuera perro para mostrar en sus ojos ese remanso de paz!
¡Quién viviera en un mundo más simple en el que cada uno de nosotros fuera feliz a su manera!

lunes, 8 de marzo de 2010

Arroz con leche de coco


Este fin de semana pasado preparé un arroz con leche algo distinto, ya que le añadí el toque exótico de la leche de coco. Salió buenísimo y es muy sencillo de preparar:

Ponemos en una olla 750 ml de leche. Para calcular esto mejor que tengáis una jarrita con medidas.
Añadimos un vaso de agua.
Añadimos la piel de una mandarina de estas que son gruesas.
Añadimos un palito de canela.
Si tienes clavo, échale uno.
Cocemos 140 gr. de arroz en esta mezcla durante 30 minutos aproximadamente. Debe de quedar completamente meloso.
Pruébalo de vez en cuando para ver que la cosa va bien. Pero no te pases probándolo, ¿eh?.
Añadimos en este punto una lata de leche de coco de 400 ml. y 200 gr. de azúcar.

La leche de coco es fácil de encontrar en la actualidad. Yo la compré en el Alcampo. Una vez abierta la lata de leche, mover bien para homogeneizarla, os recomiendo pasarla por la batidora, ya que normalmente se encontrarán la pulpa y el agua separadas.
Dejamos cocer 5 minutos más hasta que estén incorporados al arroz.

Yo le añadí una hoja de gelatina neutra para que quedase aún más compacto.
Al presentarlo ponedle canela en polvo.

Papá Perico, que rico.

Espero que os guste. Ya me contaréis.

Días de Autoestima baja.

jueves, 4 de marzo de 2010

En pocas palabras

"De tanto pensar acabó cuerdo y su genialidad desapareció entre las llamas de la razón"

La cordura mata al hombre, lo hace insípido. Le abandona al raciocinio y destierra a la locura.
La alegría, la utopía y el arte se hacen ausentes.
Deja al hombre a merced de su cerebro y paraliza el corazón.

lunes, 1 de marzo de 2010

El Canal de Suez

He montado unas cuantas fotos de cuando cruzé el canal de Suez. Íbamos con un buque nodriza que iba delante de nosotros hacia nuestra zona de operaciones en el Golfo Pérsico. Siempre me dejó impresionado el choque visual de lo que estás viendo con respecto a tu hogar. En las fotos veréis a la gente bañándose en el canal porque aquel día hacía más de 40ºC, fijaos que se bañan vestidos. Veréis también los diversos puentes, ciudades y mezquitas. Pero lo que impresiona de verdad es la prioridad militar que le da Egipto al control del canal. Veréis baterías de misiles antiaéreos, vehículos anfibios, tanques, cañones, monumentos y lo que más me impresiona, en la península del Sinaí restos de la guerra de los 6 días contra Israel.
¿Os apetece verlo? Pues vamos a cruzar de nuevo el Canal.
Espero que os guste.

video