miércoles, 11 de mayo de 2011

Lobos en piel de cordero


Hay días en que pienso que el mundo se ha vuelto loco. O que los que lo habitan lo están, ya no sabría decir.

Son muchos los que buscan escalar pisoteando y apuñalando sobre el cuerpo de aquellos que ocupan el lugar que desean. Y a mi me sorprende, quizá porque nunca me haya gustado salir en la foto; quizá porque prefiero un trabajo silencioso que los flashes de las cámaras; quizá, simplemente, porque sé que simplemente soy uno más. Ni más ni menos que los demás, y que si algo tengo o algo he alcanzado, ha sido con trabajo, esfuerzo, honradez y -aun siendo paradójico- humildad.

Y, por supuesto, algo de suerte en una vida que ha colocado a mi alrededor a las personas adecuadas justo en los momentos necesarios.
Por eso, ahora me sorprendo. Más aún cuando no tengo cargo alguno y estoy desde hace meses en mi casa sin pegar blanca. No tengo nada de lo que se pueda sacar provecho, y desde esta perspectiva veo mejor todas las sonrisas y golpes de hombro que me han echado los que han escalado hasta arriba, y que con el tiempo han caído en saco roto. Y me preguntó que narices tendrá el poder para convertir a estos hombres que juegan con tu destino en lobos con piel de cordero.

1 comentario:

Paradela70 dijo...

Claro que sí, estás en lo cierto. La vida te la juega , a veces, de maneras diferentes; en este caso, la que te está jugando en este momento no es dura, sino que estas pasando por un momento especial que pronto terminará. La verdad es que los motivos que lo han producido tienen que ver con la crísis del país.Como no vamos a especificar nada aquí, solo decirte que se te va a solucionar tu tema pronto, como no puede ser de otra manera. Como no hay mal que por bién no venga, puedes disfrutar del pequeñín; ya vendrán tiempos en que lo añores por no poder verlo todos los días, como en alguna ocasión nos pasó a los demás. Animo.