miércoles, 4 de abril de 2012

En pocas palabras

"Mi vida se resume en los coches que he tenido. Comencé con un Seat 850 y tras unos años, con la mejora de mi puesto de trabajo me pude comprar un SEAT 127, después, ya con hijos, tuve un Renault 12 y posteriormente un Renault 18. En los 90 conseguí ser director de una oficina y compré un Citroën Xantia y actualmente que estoy jubilado tengo un Audi A6 al que mimo mucho. Sin embargo, los chavales de ahora ya quieren empezar con un AUDI A3 en el momento en que cobran su primera nómina, lo que me da a entender que algo no se ha hecho bien en la formación de las nuevas generaciones que lo quieren todo y ahora, sin sacrificarse por nada"


Mi vecino del 2º , Juan, a sus setenta y tantos.....

2 comentarios:

AMALIA dijo...

A las nuevas generaciones se lo dan todo hecho. La ropita de marca y todo lo más avanzado en tecnología. Por eso tienen una escala de valores tan mediocre. ¡Con lo bonito que es conseguir algo por méritos propios y después de un gran esfuerzo!.

Rafael dijo...

Y yo que cada vez creo más que la verdadera felicidad se adquiere aprendiendo a despojarse.