sábado, 29 de agosto de 2009

La Mano de Fátima

He estado unos días de vacaciones un poco perdido del blog y de internet.
Durante estos días he tenido un gran compañero del que no me he separado ni un día. Se trata del libro de Ildefonso Falcones "La mano de Fátima".
Para los que no sepáis lo que es la mano de Fátima, os diré que en mis múltiples viajes a Marruecos siempre la veo en todas las tiendas, en los coches, en el cuello de las mujeres...
La Mano de Fátima es un amuleto con forma de mano que es de origen islámico y protege de todo mal, de las enfermedades y atrae la buena suerte.
Fátima se llamaba la hija preferida de Mahoma. Es el único amuleto tolerado por las autoridades islámicas. Por sí misma la mano es un símbolo de la Shariah, la ley islámica, pues tiene cinco dedos pero todos están sometidos a la unidad de la mano, que les sirve de base. Cada uno de estos dedos representa un mandamiento fundamental de la ley islámica:

1- Creer en Alá, en los profetas, los ángeles, el Corán y el juicio final.
2-La oración cinco veces al día.
3-El diezmo o limosna.
4-El ayuno en el mes de Ramadán.
5-La peregrinación a La Meca.


Ahora que ya sabéis lo que es la mano de Fátima, os hablaré de este gran libro de más de mil páginas.
El libro nos relata la apasionante historia de un joven morisco en la Andalucía del siglo XVI, atrapado entre dos religiones y dos amores, en busca de su libertad y la de su pueblo. Refleja la tragedia del pueblo morisco, ahora que se cumple, en 2009, el cuarto centenario de su expulsión de España.
Desde el comienzo te ves arrastrado por escenarios como las agrestes montañas de las Alpujarras -y la guerra que en ellas se libró-, así como por la imponente Córdoba, la antigua ciudad califal: con su mezquita catedral, su vieja medina, sus calles y su bullicio.
Hay una bonita historia de amor y odio que arrastra a su protagonista por los caminos de la aventura, nos ensaña las diferencias culturales entre las mujeres moriscas y las mujeres cristianas en una época en que la Santa Inquisición campaba a sus anchas por toda España.
El libro me ha parecido muy bueno. Te arrastra y no puedes dejar de leerlo pensando en qué les va a pasar a los protagonistas en el próximo capítulo. Hay muchos vuelcos en la historia, casi dejando entrever que al final uno nunca sabe lo que le depara la vida.