martes, 1 de febrero de 2011

Paraíso e infierno

Ya lo dijo Torquemada: Cádiz es la puerta del paraíso. Y debe ser así, porque mientras en toda España se quejan del frío y la lluvia, aquí llevo todo el otoño e invierno en manga corta. Los días invitan a caminar cerca del mar. Apetece destaparse, sentarse en terrazas mirando al mar mientras te tomas una cerveza o un tinto de verano. Pero la suerte que tengo de vivir en el paraíso no me es llevadera si no pienso en la poca suerte que tienen mis vecinos del sur. Túnez, Egipto, los Saharauis y puede que más. Todos ellos en lucha contra el poder establecido. Pero ahora se están alzando y plantándole cara a todos estos tiranos. El norte de África se revuelve y su contagio pasa de país a país. Y mientras tanto, nosotros paseamos tranquilos frente al mar que separa el paraíso del infierno.